La sierra de Bufarán y Pedroso

Las sie­rra de Bu­fa­rán y Pe­droso cons­ti­tuye el prin­ci­pal cor­dal mon­ta­ñoso pre­li­to­ral del área cen­tral as­tu­riana. Pre­senta una orien­ta­ción NE-SO con el pico Friera (623 m.) y Gor­folí (618 m) como lí­mite septentrional, y el des­fi­la­dero de Pe­ña­flor, cor­tado por el río Na­lón, como me­ri­dio­nal. Su eje trans­ver­sal con res­pecto al río hace la di­vi­so­ria ad­mi­nis­tra­tiva en­tre los con­ce­jos de Las Re­gue­rras (al Este) y Can­damo (al Oeste), mu­ni­ci­pios que for­man parte del grupo co­mar­cal Ca­mín Real de La Mesa, al que tam­bién per­te­nece Illas (al Norte de la sie­rra) y Grado (al Sur). Co­tas re­se­ña­bles, ade­más de las ya ci­ta­das, son la peña del Cuervo (544 m.), los al­tos de La Lli­nar (594 m) el alto de La De­go­llada (624,40 m.) con su vér­tice geo­dé­sico, el pico Pe­droso o Pe­drozu (614 m.) y el Ci­mero (424 m.).

El río Dele, nace en ella y re­co­rre toda su ver­tiente oc­ci­den­tal hasta con­fluir en el Na­lón. Por el lado orien­tal na­cen los ríos Soto y Perma, tam­bién afluen­tes del Nalón.

Su re­lieve y la cer­ca­nía al mar de­ter­mi­nan el clima de la sie­rra, que se ca­rac­te­riza por tem­pe­ra­tu­ras sua­ves, hu­me­dad y fre­cuen­cia de nie­blas. De­bido a los múl­ti­ples plie­gues de su oro­gra­fía el apro­ve­cha­miento agro­pe­cua­rio has sido du­rante las últi­mas dé­ca­das pre­fe­ren­te­mente fo­res­tal. Los pri­mi­ti­vos bos­ques au­tóc­to­nos de cas­ta­ños y ro­bles fue­ron dando paso a zo­nas de pasto, aban­do­na­das en gran me­dida en el se­gundo ter­cio del si­glo XX trans­for­mán­dose en monte bajo que aún pre­do­mina en la mi­tad norte.

Puene y desfiladero de Peñaflor

Desde fe­chas re­cien­tes esa parte de la sie­rra al­berga una es­ta­ción eó­lica. Las ma­sas fo­res­ta­les son más abun­dan­tes en la mi­tad me­ri­dio­nal for­mando bos­ques de pino des­ti­na­dos a la ex­plo­ta­ción ma­de­rera, con ele­men­tos ais­la­dos de ve­ge­ta­ción autóctona.

El po­bla­miento de la zona, que tiene como tes­ti­mo­nio más an­ti­guo la pre­sen­cia de nu­me­ro­sos tú­mu­los se­pul­cra­les me­ga­lí­ti­cos, es el tí­pico de los va­lles de me­dia mon­taña as­tu­riana con pe­que­ños nú­cleos de baja concentración.

La Gue­rra Ci­vil dejó una fuerte im­pronta tanto en el pai­saje como en la me­mo­ria co­lec­tiva. El río Na­lón, con­ver­tido en pri­mera lí­nea de frente y el puente del des­fi­la­dero de Pe­ña­flor como en­clave es­tra­té­gico en las co­mu­ni­ca­cio­nes, die­ron un pro­ta­go­nismo im­por­tante a las ele­va­cio­nes de la sie­rra, ocu­pa­das por am­bos ban­dos du­rante doce me­ses (desde oc­tu­bre de 1936 a oc­tu­bre de 1937), se­pa­ra­dos en al­gu­nos pun­tos por ape­nas unos po­cos cien­tos de metros.

Powered by WordPress | Designed by: wordpress themes 2012 | Thanks to Download Premium WordPress Themes, Compare Premium WordPress Themes and wordpress 4 themes
   Beat diabetes   Diabetes diet