Ruta 3 Espacio Histórico Frente del Nalón

Punto de par­tida: Área re­crea­tiva.
Punto de lle­gada: Monte de La Es­crita.
Lon­gi­tud del re­co­rrido: 5,8 Km.
Du­ra­ción es­ti­mada: 3,35 h.
Des­ni­vel má­ximo: 110 m. en as­censo y 227 en des­censo.
Tipo de ca­mino: pista fo­res­tal y ca­mi­nos.
Di­fi­cul­tad: me­dia.
Época re­co­men­da­ble: todo el año.

Desde el área re­crea­tiva se toma una pista fo­res­tal que se aden­tra por el sur en la re­po­bla­ción de co­ní­fe­ras que cu­bre las la­de­ras del Pe­drozu. Al cabo de 300 me­tros se toma un em­pi­nado ra­mal –se­ña­li­zado– que sube por la de­re­cha hasta la cima del pico. Allí se en­laza con un sen­dero en­gra­vi­llado que per­mite vi­si­tar un sin­gu­lar con­junto de obras de for­ti­fi­ca­ción con trin­che­ras que co­mu­ni­can va­rios ele­men­tos (ni­dos de ame­tra­lla­dora, puesto de mando, po­zos de tirador …)

En ca­mino fi­na­liza en un “en­jam­bre ” de trin­che­ras que cruza una pa­sa­rela de ma­dera. De­be­re­mos cru­zarla y pro­se­guir a la vera de una trin­chera de co­mu­ni­ca­ción as­cen­dente, si­guiendo las mar­cas (fran­jas blan­cas y ver­des pa­ra­le­las pin­ta­das en al­gu­nas pie­dras y árbo­les). La trin­chera nos lle­vará a otro nido de ame­tra­lla­dora y un es­pa­cio rec­tan­gu­lar ex­ca­vado a su vera (pro­ba­ble­mente cu­bierto en la época). Si­guiendo las mar­cas ire­mos a dar de nuevo a la pista la cual to­ma­re­mos en ba­jada (gi­rando a la iz­quierda) lle­gando en unos mi­nu­tos a un cruce de pis­tas, con una, la más an­cha, que po­dría lle­var­nos de vuelta al área re­crea­tiva, pero se­gui­re­mos la di­rec­ción que nos marca el poste ba­jando otro tramo hasta en­con­trar un nuevo poste se­ña­li­za­dor con dos op­cio­nes: ca­mino al­ter­na­tivo o Ruta 3; de­be­mos to­mar el se­gundo (ruta 3) para to­par­nos con un nuevo e in­tere­sante con­junto de obras de for­ti­fi­ca­ción: va­rios nì­dos, ex­ca­va­cio­nes rec­tan­gu­la­res uti­li­za­das como vi­vac, re­fu­gios ex­ca­va­dos en ca­verna, pues­tos de tiro re­for­za­dos con mampostería…

El ca­mino se­guido co­necta con la an­gosta ca­rre­tera as­fal­tada que desde Pe­ña­flor sube al área re­crea­tiva. La ruta si­gue por ella, des­cen­diendo en di­rec­ción Pe­ña­flor (a la iz­quierda), aun­que re­sulta más prác­tico si te­ne­mos el vehículo apar­cado en el área subir a re­co­gerlo y ba­jar con él, evi­tando así te­ner que re­gre­sar a pie desde la po­si­ción de la Es­crita, último en­clave del re­co­rrido a cuya vera po­de­mos lle­gar con el coche.

Tanto si ba­ja­mos a pie como en el vehículo de­be­mos fi­jar­nos en las mar­cas (blan­cas y ver­des) que en la misma ca­rre­tera in­di­can el ca­mino. En­con­tra­re­mos a me­dio ca­mino un poste que se­ña­liza “ca­mino al­ter­na­tivo” aden­trán­dose en el bos­que, el cual no de­be­mos to­mar (nos lle­va­ría de nuevo al cruce de pis­tas de la falda del Pe­drozu), se­gui­re­mos por la ca­rre­tera cuesta abajo, hasta una pe­queña ex­pla­na­ción a nues­tra de­re­cha donde sale una pista; allí po­de­mos de­jar el vehículo. Está ba­li­zado el iti­ne­ra­rio con una hito de ma­dera (en el que es­tán pin­ta­das la con­sa­bida marca blanca y verde). To­ma­mos la pista en­con­trando a poco más de cien me­tros un poste se­ña­li­za­dor que nos in­dica el des­vío ha­cia otro ca­mino que ya se­gui­re­mos hasta el final.

Al poco ve­re­mos in­di­cado un puesto de ob­ser­va­ción, dis­puesto en un amon­to­na­miento de pie­dras na­tu­ral. Co­nec­tado con una larga trin­chera, per­mi­tía otear y vi­gi­lar la po­si­ción del pico Ci­mero que te­ne­mos en frente aun­que los pi­nos ape­nas nos de­jen verla (en la época esta zona era pra­de­ría). Es­ta­mos si­tua­dos en un es­po­lón so­bre el río Na­lón en pri­mera lí­nea de fuego. Un poco más ade­lante, otro in­di­ca­tivo se­ña­liza un nido de ame­tra­lla­dora, que tam­bién está orien­tado ha­cia el pico Ci­mero. Se­gui­mos el ca­mino ahora en leve des­censo que fi­na­liza en la po­si­ción de La Es­crita, la cual, a di­fe­ren­cia de todo lo visto an­te­rior­mente, re­crea el as­pecto que pudo te­ner du­rante la época. Si hasta ahora los re­co­rri­dos nos ha­bían acer­cado a un campo de ba­ta­lla, La Es­crita nos su­merge en el pa­sado, ha­cién­do­nos re­vi­virlo, sin­tiendo de al­gún modo, las pe­na­li­da­des de la vida co­ti­diana en una po­si­ción de­fen­siva. Las trin­che­ras son aquí to­tal­mente tran­si­ta­bles, con los sa­cos te­rre­ros pro­te­gién­do­las, los tron­cos cu­brién­do­las en al­gu­nos tra­mos… ante nues­tros ojos te­ne­mos el as­pecto idea­li­zado que pudo te­ner en la época. En este lu­gar fi­na­liza el re­co­rrido por el Es­pa­cio His­tó­rico Frente del Nalón.

[Ver mapa de ru­tas ampliado]

Powered by WordPress | Designed by: wordpress themes 2012 | Thanks to Download Premium WordPress Themes, Compare Premium WordPress Themes and wordpress 4 themes
   Beat diabetes   Diabetes diet