Recuperación patrimonial

En ju­lio de 2006 se pre­sen­taba al pú­blico la Aso­cia­ción para la Re­cu­pe­ra­ción de la Ar­qui­tec­tura Mi­li­tar As­tu­riana 1936–1937 (ARAMA 36/37), en­ti­dad pri­vada, no lu­cra­tiva, que un grupo de pro­fe­sio­na­les en di­ver­sas dis­ci­pli­nas puso en mar­cha para pro­mo­ver, desde una pers­pec­tiva neu­tral, el es­tu­dio, pre­ser­va­ción y re­va­lo­ri­za­ción pa­tri­mo­nial de los cam­pos de ba­ta­lla de la gue­rra ci­vil en el que fuera frente de As­tu­rias, es­pe­cial­mente aque­llos donde las es­truc­tu­ras de­fen­si­vas le­van­ta­das por los com­ba­tien­tes de am­bos ban­dos so­bre­vi­vie­ron al paso del tiempo.

En esas mis­mas fe­chas en Grupo de Desa­rro­llo Ru­ral Ca­mín Real de La Mesa pla­neaba un pro­yecto de re­va­lo­ri­za­ción pa­tri­mo­nial desde una pers­pec­tiva turístico-cultural vin­cu­lada a las cons­truc­cio­nes de la con­tienda en el con­cejo de Can­damo. Como era de su­po­ner am­bas ini­cia­ti­vas con­ver­gie­ron en un con­ve­nio de co­la­bo­ra­ción fir­mado en Gru­llos a me­dia­dos de 2007 por el cual ARAMA 36/37 se en­car­ga­ría de di­se­ñar, de forma to­tal­mente al­truista, un pro­yecto de puesta en va­lor del pa­tri­mo­nio his­tó­rico de la sie­rra del Pe­droso y Bu­fa­rán, que desde un pri­mer mo­mento contó con el apoyo del Ayun­ta­miento de Can­damo y el im­pulso del grupo de desa­rro­llo ru­ral que en­cargó el es­tu­dio téc­nico y re­cabó la fi­nan­cia­ción necesaria.

Un equipo mul­ti­dis­ci­pli­nar for­mado por in­te­gran­tes de esta aso­cia­ción co­menzó a tra­ba­jar en el pro­yecto re­nun­ciando a cual­quier tipo de re­mu­ne­ra­ción. Al com­plejo tra­bajo de campo en­fo­cado en la lo­ca­li­za­ción e in­ven­ta­rio de es­truc­tu­ras y el di­seño de las ru­tas apro­ve­chando an­ti­guos ca­mi­nos aban­do­na­dos (in­clui­das al­gu­nas pis­tas mi­li­ta­res de la gue­rra) se aña­dió una in­tensa la­bor de ga­bi­nete (con­sulta de ar­chi­vos ci­vi­les y mi­li­ta­res, re­co­pi­la­ción car­to­grá­fica y fo­to­grá­fica, ela­bo­ra­ción de con­te­ni­dos di­vul­ga­ti­vos…), que llevó más de dos años. En 2009 el pro­yecto quedó de­fi­nido y a la es­pera de apro­ba­ción. Ésta se dio a fi­na­les de 2010 y en 2011 co­menzó su ejecución.

Aban­do­nado el campo de ba­ta­lla, la ve­ge­ta­ción ha­bía ocul­tado –y por ello pre­ser­vado– las obras de­fen­si­vas que hoy son un ex­tra­or­di­na­rio ejem­plo de la pre­pa­ra­ción del te­rreno para el com­bate si­guiendo los dic­tá­mi­nes de la época: trin­che­ras de di­verso tipo y fun­ción, po­zos de ti­ra­dor, ob­ser­va­to­rios, vi­vacs, abri­gos de com­bate, em­pla­za­mien­tos de obra para ar­mas au­to­má­ti­cas y ca­ño­nes se han man­te­nido casi in­tac­tos, siendo la sie­rra del Pe­droso y Bu­fa­rán, en único lu­gar del cen­tro de As­tu­rias donde el en­tra­mado de obras de for­ti­fi­ca­ción ori­gi­na­rias de la gue­rra ci­vil no ha su­frido ape­nas al­te­ra­ción y se man­tiene en alto grado de integridad.

A este im­por­tante va­lor pa­tri­mo­nial hay que aña­dir sin duda el re­me­mo­ra­tivo. Aquí se lle­va­ron a cabo im­por­tan­tes ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res, al­gu­nas de in­du­da­ble re­per­cu­sión en el desa­rro­llo de la gue­rra en el Norte. Como ejem­plo, la última ac­ción ofen­siva re­pu­bli­cana en la cor­nisa can­tá­brica, que regó de san­gre la sie­rra el 1 de agosto de 1937 para no va­riar un ápice las si­tua­ción del frente; los más de seis­cien­tos muer­tos que dejó aque­lla jor­nada, en su in­mensa ma­yo­ría ba­jas pro­pias, son un ejem­plo de la tra­ge­dia hu­mana que su­pone una gue­rra, más aún si se trata de una gue­rra civil.

Por su sig­ni­fi­ca­ción y tras­cen­den­cia, la con­tienda es­pa­ñola del 36, uno de los mo­men­tos clave en la His­to­ria del si­glo XX, debe per­ma­ne­cer en nues­tra me­mo­ria co­lec­tiva y ser ob­jeto de es­tu­dio y di­vul­ga­ción. La pe­da­go­gía de la paz no puede ob­viar la gue­rra ni sus es­ce­na­rios. No de­be­mos ig­no­rar es­tos ves­ti­gios ma­te­ria­les, tes­ti­gos de la pér­dida de tan­tas vi­das. Los sen­ti­mien­tos que pro­du­cen son in­ten­sos, pues for­man parte de nues­tra his­to­ria más íntima, vin­cu­la­dos al con­flicto bru­tal que en­frentó a nues­tros ascendientes.

Gra­cias a esta ini­cia­tiva se han re­cu­pe­rado unos ves­ti­gios su­mi­dos du­rante dé­ca­das en el aban­dono, ig­no­ra­dos y des­pro­te­gi­dos; ahora po­de­mos “po­ner­nos en lu­gar” de los com­ba­tien­tes y ci­vi­les que vi­vie­ron esos di­fí­ci­les años y cons­tru­ye­ron y uti­li­za­ron es­tas obras de for­ti­fi­ca­ción, au­tén­ti­cas ar­qui­tec­tu­ras de una época de violencia.

Desde ARAMA y en nom­bre de to­das las per­so­nas, en­ti­da­des y or­ga­nis­mos que han par­ti­ci­pado en este pro­yecto da­mos la bien­ve­nida al Es­pa­cio His­tó­rico Frente del Na­lón a las per­so­nas in­tere­sa­das en la His­to­ria en ge­ne­ral y en la de nues­tra Gue­rra Ci­vil en par­ti­cu­lar. Con in­de­pen­den­cia de la pos­tura de cada cual res­pecto a los ban­dos en­ton­ces en­fren­ta­dos, pe­di­mos res­peto ha­cia este lu­gar que nos debe ha­cer re­fle­xio­nar so­bre el ma­yor trauma de nues­tra his­to­ria co­lec­tiva en el si­glo XX.

Powered by WordPress | Designed by: wordpress themes 2012 | Thanks to Download Premium WordPress Themes, Compare Premium WordPress Themes and wordpress 4 themes
   Beat diabetes   Diabetes diet